Fieles a los sonidos balcánicos y a la tradición gitana los músicos, verdaderos virtuosos, hicieron bailar al público con los temas enloquecidos de ‘Corps diplomatique’ y con las bandas sonoras de películas míticas como ‘Gato negro, gato blanco’. Pasión les sobró a todos y además el cineasta y músico serbio tiene carisma de sobra para transmitirla.

Publicado por Donostitik.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *